Mi Dinero

Claves para enseñar a tus hijos a manejar el dinero, según su edad

18/08/2015

enseñar-a-hijos-a-manejar-el-dinero

Los chicos pueden aprender a tener una buena conducta financiera aún antes de conocer los números. Por eso, más allá de las acciones concretas que puedas realizar para que tus hijos se “amiguen” con el dinero, esta nota se centrará en los objetivos que tendrías que buscar.

Las actitudes, habilidades y conocimientos que necesita una persona para manejar satisfactoriamente su dinero se pueden aprender a lo largo de toda la vida, pero mientras más chicos mejor.

Muchos de estos saberes les servirán no solo en su relación con el dinero sino también en sus relaciones sociales, laborales y familiares.

Para mí, lo más importante que deben aprender los chicos (de cualquier edad, o incluso algunos grandes) es a ser responsables de sus actos y sus decisiones.

Con esto en vista, las aptitudes que les servirán para una buena conducta financiera en el futuro son, básicamente las siguientes:

– Ser consciente de que cada acción tiene una consecuencia.

– Evaluar el costo-beneficio de una decisión.

– Tener paciencia, postergar las urgencias.

– Diferenciar necesidad de deseo.

– Plantear una mirada de largo plazo.

– Ponerse metas y planificar el futuro.

Acciones para cada etapa

Teniendo en cuenta los objetivos que buscamos enseñar a nuestros hijos, aquí te sugiero algunas acciones concretas para aplicar en cada etapa de su vida.

Tené en cuenta que son solo una orientación; vos sos quien mejor conoce a tus hijos y podrás pensar qué es lo que mejor se adapta a cada uno (no tenés que hacer lo mismo con todos ellos).

1 a 3/4 años (antes de la escolaridad). En esta etapa los chicos no tienen siquiera conciencia de qué es el dinero, pero es una época ideal para que vayan incorporando nociones como: aceptar las consecuencias de sus actos, elegir lo más conveniente, no buscar la satisfacción inmediata.

¿Qué podés hacer?

  • No ceder a los caprichos de los chicos cuando quieren algo inmediato (un juguete, una golosina).
  • Reforzar las conductas positivas con premios (la mayoría de las veces, una felicitación es suficiente) y las negativas con castigos (siempre relacionados con la conducta cuestionada, con la magnitud y la edad).
  • Dejarlos elegir entre dos cosas pequeñas (dos juguetes, dos golosinas, etcétera).

4 a 5/6 años (jardín de infantes). A esta edad los chicos se van familiarizando con los números, van teniendo noción de las cantidades. Se dan cuenta de que existe el dinero y, lentamente, van conociendo para qué sirve.

Es momento de enseñarles sobre el dinero:

  • Cómo es. Mostrarles la diferencia entre monedas y billetes.
  • Para qué sirve (comprar cosas, ahorrar, pagar servicios). Se les puede dar monedas para que ahorren. Llevarlos al supermercado para que vean cómo es el proceso, al cajero, etcétera. Los juegos de compras en el súper también son aptos.
  • Cómo se obtiene. Algo muy importante, y que muchos no hacen, es empezar a mostrarle a los chicos de dónde “sale” el dinero. Explicarles que sus padres trabajan para obtenerlo les dará una idea de que no es gratis.
  • Es limitado. Darles las primeras nociones de “restricción presupuestaria”: sus padres no tienen dinero ilimitado y no pueden darle todo lo que quiere.
  • Costo-beneficio. Con el concepto anterior, antes que negar algo es mejor darle la posibilidad de elegir entre dos alternativas que él quiera (y mantenerse firme en no darle ambas, claro): comprar un juguete o ir a un paseo, por ejemplo. De esta manera, sabe que su decisión tiene un costo (lo que no eligió) pero también un beneficio (lo que tendrá).

De más está decir que mantener el refuerzo de las conductas positivas y negativas y no ceder a los caprichos son conductas que hay que afianzar y seguir trabajando durante toda su vida.

niños y dinero 06

¿Te gusta Mi Presupuesto? Ayudanos con un cafecito:

Invitame un café en cafecito.app

6 a 10/11 años (primaria). En los primeros años de escolaridad, los chicos aprenden a contar, a dimensionar las cantidades, a hacer cuentas.

En esta etapa podés:

  • Hacerle saber cuánto cuestan las cosas que quieren (juguetes, tecnología, juegos, salidas, comidas). Compararlas con otras para que tome conciencia de su costo relativo. Un juego para la play equivale a X cantidad de …
  • Reforzar la noción de restricción presupuestaria. Por ejemplo, si tu hijo o hija quiere comprar algo, decile claramente cuántas horas o cuántos días tenés que trabajar para pagarlo. Y hacele ver que comprarlo hará que tengas menos dinero para otras cosas.
  • Reforzar el análisis costo-beneficio en la toma de decisiones. Con los precios en mente podrá decidir si gasta X pesos en un juego, o si quiere comprar mucho más de otra cosa, por ejemplo.

A esta edad ya se le puede dar algo de dinero por semana para sus gastos. Tené en cuenta lo siguiente:

  • El para qué. Desde el primer momento, dejá claro cuáles gastos tendrá que afrontar con ese dinero y cuáles gastos seguirán corriendo por tu cuenta.
  • Elección propia. La decisión de qué hacer con su dinero es suya. Podés orientarlo pero dejá que decida solo y que aprenda de sus errores. Ayudalo a buscar opciones para lo que quiere comprar: comprar cosas parecidas y ver precios en distintos lugares, en Internet.
  • Ahorro. Ayudalo a que se plantee metas para el futuro (más o menos inmediato, según su edad), y que ahorre para conseguirlas. Dale algunas opciones para guardar el dinero.

11/12 a 16/17 años (adolescencia). Además de seguir reforzando los conceptos y conductas de las etapas anteriores (las acciones que aplicaste en la primaria se pueden continuar, adecuadas a esta etapa), agregá estos objetivos:

  • Independencia. Podés darles a los adolescentes responsabilidades para que adquieran independencia en el manejo del dinero: pagar cosas en el colegio, hacer compras para la casa o para la escuela.
  • Planificar. Para ayudar en la planificación y las nociones de presupuesto, podés darle dinero una vez al mes (en lugar de una vez por semana). Así, tendrá que aprender a administrarlo para llegar al próximo pago.
  • Decidir. Aprovechá para que tus hijos elijan cada vez más lo que necesitan o desean comprar (incluso su ropa, útiles, libros) utilizando las alternativas que da Internet y evaluando los costos y los beneficios cada vez.

En la adolescencia ya se pueden aprender las bases teóricas de las finanzas personales:

  • El salario.
  • Qué son los gastos.
  • Armar un presupuesto.
  • Tipos de deudas.
  • Cuentas bancarias.
  • Tarjetas de crédito y débito.

 Más de 17 años (Primeros trabajos). Cuando van terminando la secundaria es un buen momento para que aprendan a manejarse solos. Es importante que, aunque sea tu dinero, los dejes tomar las decisiones de todos sus gastos (los necesarios y los superfluos) y los ayudes a presupuestar.

  • Metas futuras. En esta etapa es importante que piensen en su futuro. Qué quieren hacer laboral y profesionalmente, cómo lo harán, qué metas quieren conseguir. Ayudalos a planificar objetivos y evaluar formas alternativas para lograrlos (no solo en temas de dinero).

Si consigue un trabajo estable. Cuando tus hijos se encuentran con sueldo todos los meses fácilmente pueden pensar que el dinero les sobrará siempre ya que no tienen la responsabilidad de afrontar gastos de una vivienda, si viven con sus padres.

Para evitar esto, lo más recomendable es que empiecen a colaborar en los gastos de la casa. Pueden pagar algunos servicios en forma completa (Internet, cable), o un porcentaje de todos los gastos de la casa (luz, gas, alquiler). Sus consumos los debería afrontar con su dinero: celular, transporte, ropa.

De esta manera, se irá haciendo una idea de  lo que significa tener una restricción presupuestaria y no pensará que el dinero siempre le va a sobrar.

El valor de ahorrar. Aunque la tentación de gastar en cuestiones de satisfacción inmediata es grande, es un buen momento para hacerles ver el valor del ahorro: si empiezan a los 20 años poniendo todos los meses algo de dinero en un plazo fijo, por ejemplo, a los 30 o 35 podrían tener suficiente como para pagar un anticipo de una vivienda. Fijarse metas es fundamental para valorar el ahorro.

[sam_ad id=»28″ name=»Adaptable» codes=»true»]

¿Te resulta útil nuestro contenido? Apoyá nuestro trabajo con un cafecito:

Invitame un café en cafecito.app

Por: comunidadpresupu-admin

Comentarios

Deja una respuesta