Icono del sitio Mi Presupuesto Familiar

5 formas de ahorrar en pesos, pero siguiendo al dólar

Hay diversos instrumentos que sirven para estar dolarizados, pero sin entrar en las restricciones del cepo cambiario. Se pueden invertir en herramientas que siguen a la divisa norteamericana en diferentes versiones.

El dólar es, sin lugar a dudas, la moneda de referencia que miran todos los ahorristas argentinos. El problema en épocas de cepo cambiario es la dificultad para hacerse de billetes “verdes” por lo que se multiplican las operaciones en los mercados informales.

Pero comprar dólares no es la única alternativa para dolarizar los ahorros. Hay otras opciones que son totalmente legales, que se pueden realizar en pesos argentinos pero que siguen al tipo de cambio en alguna de sus versiones.

Se trata de instrumentos que se compran y se venden en moneda nacional pero su cotización está atada al dólar.

En esta nota vamos a ver cinco alternativas diferentes. Son muy interesantes para complementar la compra del dólar ahorro (U$S 200) o el dólar Bolsa (recuerden que no se pueden hacer ambos), o para hacerlo cuando uno está vedado a estas alternativas.

Instrumentos “dollar linked

En el mercado de capitales hay diferentes activos que están en dólares pero operan (se compran y se venden) en pesos. Se llaman dollar linked y su cotización sigue el tipo de cambio oficial.

Las más comunes son las obligaciones negociables (ON), emisiones de deuda privada de empresas que pagan una renta periódica y amortizan capital en el tiempo. Pagan al dólar oficial más una tasa de interés que, en el caso de las compañías de primera línea llegó a ser muy baja. 

También se puede invertir en Fondos Comunes de Inversión (FCI) dollar linked, que buscan colocaciones en este tipo de instrumentos.

¿Cuándo son interesantes? Estos activos generan más interés cuando hay una expectativa de aceleración del dólar oficial.

¿Cuáles son los riesgos? Hay de dos tipos. Por un lado, que el Gobierno “pise” el tipo de cambio oficial y quede rezagado respecto a los dólares financieros. No son adecuados para cubrir de saltos en el dólar Bolsa o MEP (como sucedió en septiembre).

Segundo, que la empresa emisora de la ON no pague la deuda o la refinancie (por esto es importante buscar compañías de primera línea).  

Cedear

Los Certificados de Depósitos Argentinos (Cedear) están siendo la estrella del mercado bursátil local. Se trata de activos que representan acciones que cotizan en bolsas extranjeras de primer nivel.

Las de mayor volumen en el país son las tecnológicas, laboratorios, petroleras, mineras (oro), bancos y las tradicionales de consumo masivo. Algunos ejemplos: Google, Facebook, Amazon, Mercado Libre, Tesla, Coca Cola, Walmart, Pfizer, JP Morgan, Citi, Petrobras, Barrick Gold.

Se puede invertir desde poco más de $ 1.000. Son papeles que se compran y venden en pesos pero siguen la cotización de la acción original en Nueva York o San Pablo (u otras Bolsas). Algunas, hasta pagan dividendos (en dólares).

Por esta razón, es una inversión dolarizada. En este caso, el tipo de cambio es el dólar contado con liquidación (CCL).

¿Cuáles son los riesgos? Al ser activos de renta variable (como las acciones) las cotizaciones pueden subir y bajar en dólares. Por eso, es importante saber bien qué se compra y en qué momento (después que los papeles subieron mucho, es probable que haya una corrección a la baja).

¿Cuándo son interesantes? Con las restricciones para acceder al dólar MEP o CCL, esta es una alternativa muy utilizada.

Teniendo en cuenta los riesgos, es una buena alternativa para mantener una parte de nuestros ahorros diversificado en distintas empresas que nos interesen, pensando en el mediano o largo plazo (¿comprarías una acción de Apple, Tesla o Amazon para tenerla por bastante tiempo?).

Bitcoin y criptomonedas

El universo de las criptomonedas (que es mucho más amplio que los conocidos bitcoin) se usan cada vez más en Argentina para sortear las restricciones del cepo cambiario.

Si bien los bitcoin son los más conocidos, el mundo cripto es muy grande. Y desde hace un tiempo ofrecen las denominadas stablecoin (monedas estables) que también se llaman “dólar digital” porque su cotización equivale a 1 dólar. Las más conocidas son DAI, Tether, TrueUSD.

Estas monedas se pueden comprar con pesos (en algunos casos, primero hay que adquirir bitcoin y luego cambiarlos por las stablecoin) y se mantienen en criptomoneda.

En este caso, el tipo de cambio utilizado es similar al dólar blue, tanto al comprar con pesos como si, en algún momento, se quiere salir y volver a tener moneda fiduciaria (o FIAT, como se llaman a las divisas oficiales de los países). No es necesario pasarse a dólares, por lo tanto no está sujeto a la regulación del cepo.

Lo interesante de las criptomonedas es que están surgiendo, basadas en las stablecoins, opciones de renta fija y de renta variable. Esto permite, no solamente tener un ahorro dolarizado, sino también obtener un rendimiento.

¿Cuál es el riesgo? Las criptomonedas estables casi no tienen riesgo, salvo el que surge del respaldo de su plataforma (hay algunas muy seguras y con amplia trayectoria). En el caso de otras monedas digitales, como los bitcoin, la cotización sí es muy volátil.

En caso de opciones de ahorro, las de renta fija tiene riesgo muy bajo (funcionan parecido a un plazo fijo) pero hay otras de renta variable que están sujetas a más volatilidad.  

Seguros de retiro y capitalización

Si la alternativa es el ahorro a largo plazo, es tan importante mantener el capital como generar algún rendimiento.

Una opción que tomó auge en Argentina a partir de que se permitió deducir un monto mayor en el Impuesto a las Ganancias es el de los seguros de retiro y los seguros de vida y ahorro con capitalización.

Se trata de un opción para ir ahorrando pocos pesos por mes e ir formando un capital cada vez más interesante a lo largo de los años. Si bien pueden servir para la jubilación, no hay que esperar necesariamente a ese momento ya que se puede disponer del capital en cualquier momento.

Lo mejor es estar por varios años porque la capitalización y los rendimientos se van acumulando y se ven mejores resultados con el tiempo. Es un instrumento muy flexible y se adapta a cada persona.

Todas las transacciones (pagos de primas, aportes y recupero) se realizan en pesos pero siguiendo al tipo de cambio del dólar oficial minorista (en general, se toma el dólar del Banco Nación).

¿Cuándo son interesantes? En cualquier momento de la vida, pero mientras más jóvenes, el aporte mensual es más chico. Como es un producto de varios años, no hay que analizarlo con razones coyunturales. Aunque, tiene como ventaja respecto a otras inversiones de largo plazo su liquidez y divisibilidad (se puede extraer el dinero en cualquier momento y en cualquier proporción).

¿Cuáles son los riesgos? En Argentina, los fondos (el capital ahorrado) están protegidos por ley. De todos modos, lo mejor es buscar una compañía sólida y de trayectoria para quedarse tranquilo.

Por otra parte, se pueden elegir opciones de inversión del dinero de muy bajo riesgo (y menos rendimiento) o más arriesgada. Esta última, puede dar más beneficios un año pero al siguiente no, por lo tanto es más volátil. De todos modos, el capital aportado no se pierde, aunque pueden disminuir los rendimientos.

Inmuebles

Esta es otra de las alternativas preferidas de los argentinos para resguardar sus ahorros.

Si bien podrían estar en pesos (y muchas veces se negocian en moneda nacional), en general, quien lo compra y lo vende, piensa el valor de los inmuebles en dólares.

¿Cuándo es interesante entrar? Cuando hay saltos devaluatorios (de los dólares “libres”) los precios de los inmuebles en dólares bajan (en general, suben en pesos pero no tanto como la devaluación). A lo largo del tiempo, sobre todo en propiedades bien ubicadas, los valores en dólares tienden a recuperarse e incluso a subir.

El otro tema a tener en cuenta es que la renta (alquiler) es muy baja en este momento en Argentina por lo que sería una inversión para pensar en obtener, en el tiempo, una ganancia de capital.

¿Cuáles son los riesgos? Lo primero para tener en cuenta es que son inversiones de largo plazo, y que es una inversión ilíquida y no divisible. Esto genera un riesgo de tener que vender en un mal momento (cuando los precios bajan), si uno necesitara el dinero.

El otro punto es que el precio en dólares podría tener períodos de baja posteriores (es lo que pasó desde 2018 en Argentina, con las devaluaciones sucesivas) y, puede tardar mucho en recuperarse si la situación no mejora.   

¿Te resulta útil nuestro contenido? Apoyá nuestro trabajo con un cafecito:

Salir de la versión móvil