Mi Dinero

La plata no me alcanza ¿qué gastos puedo recortar?

02/03/2020

recortar-gastos

Si siempre se te termina el dinero antes de fin de mes o querés empezar a ahorrar y tenés el dinero justo, es momento de pensar en recortar algunos gastos. ¿Cómo y dónde hacerlo? En esta nota vas a encontrar una guía para poder ordenar tus cuentas.

Analizá tus consumos

Lo primero que tenés que hacer es conocer en qué gastás tu dinero. Para ello, podés usar una planilla de Excel (descargala acá) o, directamente, anotar todos los días los gastos durante un mes.

CUENTAS EN ORDEN. Paso a paso para armar tu presupuesto familiar

Luego, agrupa los gastos por rubros y separalos en las siguientes categorías (aquí va una guía, pero cada uno la puede completar según su situación):

Gastos básicos fijos
Alquiler. Expensas. Crédito hipotecario. Cuota del colegio. Seguro del auto y la casa. Cuotas de préstamos. Medicina prepaga. Impuestos (Inmobiliario, automotor). Otros.
Gastos básicos variables
Alimentos y bebidas. Luz. Gas. Agua (depende de cómo se cobre). Teléfono y celular. Internet. Transporte urbano. Combustible. Uniforme de los chicos. Otros.
Gastos no básicos fijos
Gimnasio. Club. Actividades extraescolares. Cable. Otros.
Gastos no básicos variables
– Comidas afuera. Cine. Entretenimiento. Indumentaria y calzado. Otros.

A meter la tijera

Una vez que tenés en claro en qué se va tu dinero, podés ver qué recortar:

–Gastos variables. Este es el primer grupo al cual mirar para reducir tus gastos. Cuando hagas la suma mensual de lo que destinás por mes a cada rubro te podés llevar una sorpresa.

EN CRISIS. 5 consejos para manejar tu dinero diario

Reducir los consumos variables suele ser lo más fácil porque implica ir cortando un poco de cada cosa. Ejemplos: comprar paquetes más chicos, evitar tirar comida, no derrochar luz o gas, compartir viajes con otras personas para ahorrar combustible (o caminar más o usar la bici), reducir las salidas afuera, comprar menos comida hecha y cocinar más en casa, etcétera.

De todos modos, si querés mantener una conducta en el tiempo, no podés bajar a cero, ni siquiera los rubros superfluos porque no va a ser sostenible. Podés gastar menos, pero siempre tratá de destinar algo a entretenimiento, ropa o algún otro “gustito”.

Gastos fijos

Reducir al máximo el monto de gastos fijos que tenés que pagar sí o sí todos los meses es muy importante. Si son un porcentaje muy alto de tu presupuesto, te va a quedar poco margen para los consumos variables y te va a ser muy difícil reducir tu gasto total.

Si la plata no te alcanza y tenés que recortar, en estos rubros hay dos posibilidades: o eliminar el gasto (a todo o nada), o bien, cambiar por algo más barato.

Algunos ejemplos para reducir el monto: plan de celular o de Internet, seguro (¡ojo con reducir la cobertura!), ir menos días al gimnasio o a uno más económico.

Muy importante: a la hora de comprar un nuevo auto, de mudarnos a otra casa, o de elegir el colegio de los chicos, tenemos que ver que lo podamos pagar y hacer frente a su mantenimiento (pensar en las expensas, seguros, impuestos, uniformes y otros gastos relacionados).  

A todos nos gustaría tener un nivel de vida espectacular, pero es importante que esté acorde a nuestros ingresos. Si no lo está, viviremos con problemas de dinero siempre (y se podrían agravar si nos endeudamos).

Gastos administrativos. Un tema importante para mirar es cuánto estamos pagando de este rubro para tratar de que sea lo menos posible. Dos ejemplos claros son los de las tarjetas de crédito o las cuentas bancarias que, además, abonan impuestos. Para esto, lo mejor es tener una sola cuenta y no más de dos plásticos.

¡Ojo con las deudas!

El pago de las deudas (tarjetas de crédito, préstamos u otras) sin duda ingresa en el cuadrante de los gastos que hay que cumplir sí o sí. Como dijimos en otras notas de este sitio, no abonarlas es lo peor que podemos hacer, tanto para nuestro bolsillo (porque crecen en forma exponencial) como para nuestra reputación futura en el sistema financiero.

Si estamos en plan de reducir gastos, lo mejor es no contraer deudas que no podamos cumplir: mucha atención aquí a las tentadoras ofertas con tarjetas de crédito (aunque las cuotas sean sin interés), si no vamos a poder pagar las cuotas en su vencimiento, te terminarán saliendo muy caras.

ESTRATEGIAS. El dinero no me alcanza ¿es momento de sacar un préstamo?

Intereses. Cuando las tasas de interés son altas (muuuy altas, como en estos momentos en Argentina, mirá los datos del Banco Central) el financiamiento puede salir carísimo. Lo mejor es no endeudarse porque terminaremos pagando muchísimo de interés.

¿Te gusta Mi Presupuesto? Ayudanos con un cafecito:

Invitame un café en cafecito.app

Sobre todo, ¡evitá usar la tarjeta de crédito para todo! Si no te alcanza el dinero para el súper, comprá menos cosas. Pensá que, si al vencimiento no lo podés pagar y te queda para el mes siguiente, el interés y el recargo será un costo mayor a afrontar en el futuro. Así, la plata te va a alcanzar cada vez menos, es mejor ajustarse un poco ahora y no muchísimo en los meses siguientes.

Contenido relacionado

– Claves para un presupuesto familiar realista

– 5 pasos para llegar a fin de mes

– Tarjetas de crédito: ¿cuándo se aplican las tasas de interés?.

– 6 claves para usar la tarjeta de crédito

¿Te resulta útil nuestro contenido? Apoyá nuestro trabajo con un cafecito:

Invitame un café en cafecito.app

Por: comunidadpresupu-admin

Comentarios

Deja una respuesta